02 marzo 2015

Palitos monstruosos

Depresores linguales

Lo que me ha costado poner el título a esta entrada porque no sabía muy bien cómo llamarla: palitos del médico, depresores linguales, bajalenguas.... Bueno, al final da igual el nombre porque lo importante es el proceso para llegar a un juguete divertido.
 
Visitar al médico, cuando no estás enfermo, es una delicia y si encima tienes uno que es un amor con tus hijos, ¿qué más se puede pedir?. Pues unos depresores linguales.

Si hubiésemos guardado todos los que nos han dado, tendríamos una buena colección pero en las ocasiones anteriores nunca salió la chispa creativa y los palitos acabaron en la basura después de rodar por la habitación.

Pero el viernes pasado le pregunté a mi hijo: "Para qué los quieres"
Silencio
.....

Y entonces llego el : "¿Y si hacemos....?" y acabamos teniendo un nuevo juguetito.

Diy con depresores linguales
Como veis es muy fácil de hacer y casi sobran las explicaciones.

Se dibuja con un lapicero el motivo que más os guste. Lo repasáis con un rotulador negro (yo lo he hecho con uno permanente de punta bien fina), y se pinta con los rotuladores o con pinturas acrílicas. Se deja secar y a jugar.

Un 3x1: un rato creativo, un rato entretenido mientras los niños lo decoran y un juguete.

Hay que ver lo que nos ha dado de sí la visita al médico.

 
 
Manualidades con depresores linguales
 
 
 

2 comentarios:

  1. Qué buena idea :) Y se ve que es fácil de hacerlos. Me haré con algunos rotuladores de colores, ya que sólo tengo el básico (negro).
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Jéssica
    Que unos rotuladores no te paren. Que no tienes, pues piensa en pinturas de madera, que no tienes pues en pinturas de cera, que no tienes... pues a comprar. Jijiji
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar